Tipos de keratinas o alisados capilares

Nov 06 , 2019

Tipos de keratinas o alisados capilares

Hace ya varios años que es común hablar de Keratinas como sinónimo de alisados capilares y aunque esta proteína es un componente principal de estos procedimientos, su formulación es mucho más compleja e incluye agentes químicos  que pueden ser perjudiciales tanto para la salud del estilista como del cliente, y por si fuera poco la cantidad de nombres comerciales y de principios activos que encontramos en el mercado puede llegar a dificultar la decisión entre nuestra salud como profesionales y los resultados esperados por nuestros clientes. 
Dentro de las principales opciones del mercado para modificar la estructura capilar encontramos el alisado brasilero, conocido por ser uno de los primeros productos en ofrecer este tipo de resultados y donde su principal inconveniente es el uso del Formol o Formaldehidos como principio activo. Sus efectos negativos en la salud son múltiples y más específicamente en el estilista se deben a la inhalación de gases tóxicos, los cuales pueden desencadenar en alteraciones respiratorias, irritación ocular o cutánea e incluso diversas formas de cáncer al ser un agente potencialmente cancerígeno. 
En la actualidad el uso del formol en productos cosméticos por encima de una concentración del 2% está prohibida por las autoridades sanitarias y las concentraciones necesarias para lograr un alisado deben superar el 5%, por esto muchos de los productos han comenzado a utilizar derivados del formol o aldehídos para disminuir efectos como el olor fuerte o la irritación, pero esto no significa que disminuyen los efectos nocivos. 
El efecto de alisado con este tipo de productos se logra porque el formol cristaliza la queratina del cabello dejándola rígida, por esto a medida que lavamos el cabello se va perdiendo el efecto del alisado. No ofrece propiedades de restauración capilar sino que al contrario, a pesar de dejar una apariencia brillante y sedosa, al terminar su efecto en los próximos 3 a 4 meses volveremos a notar el cabello en las mismas condiciones iniciales o incluso debilitado, quebradizo y con problemas de caída. 
Otras opciones que actualmente nos ofrece el mercado que no tienen un efecto negativo para la salud son el alisado japonés y  el alisado americano. El alisado japonés actúa a través de su principio activo el Tioglicolato de amonio, el cual rompe y modifica los enlaces proteínicos del cabello modificando su estructura de rizado a liso, por esto se dice que su efecto es permanente. El tioglicotato es un producto que no genera gases tóxicos como el formol pero si es un irritante cutáneo, por lo que se debe evitar el contacto directo con el cuero cabelludo y la piel. 
El alisado japonés requiere de un conocimiento profundo para su aplicación, ya que debemos tener claro que no puede aplicarse en todo tipo de cabellos puesto que puede llegar a ser agresivo en cabellos tinturados, maltratados o finos. 
El alisado americano por su parte actúa mediante la carbocisteína, la cual ofrece muchas ventajas para el estilista al permitir el uso de diferentes temperaturas de acuerdo a las necesidades de cada cabello, por lo tanto puede ser aplicada en cabellos maltratados con menor temperatura. Su composición libre de formol o derivados no genera gases tóxicos y al ser un componente natural - la cisteína es un aminoácidos presente en la estructura capilar – no genera irritaciones cutáneas ni oculares. Su principal desventaja es que puede alterar el color del cabello de 1 a 2 tonos.


Dejar un comentario